Boletín #7


¡Hola!

Arte terapia, Cuarentena y atención On Line

Damos la bienvenida al boletín número 7, en esta edición podrán ver y leer diversas entrevistas relacionadas al tema del COVID 19 y los cambios en la forma de las atenciones desde las terapias artísticas, también reflexiones gráficas, que nacen de la mano de nuestr@s colegiad@s que han reafirmado que en momentos de crisis, el arte es una forma de conectarse con uno mismo y con los demás.

Nuestro boletín está cambiando al igual que los tiempos, estamos viviendo un sinfín de nuevas formas, con distintas miradas ante lo que hacemos, ante lo que pensamos, ante lo que sabíamos hasta el momento.

Para nuevas formas.

NO ESTAMOS LEJOS...
 No estamos lejos, si podemos imaginarnos en el camino, 
no estamos lejos, si podemos leernos un bello párrafo como al oído....
si podemos mirar la tarde y sentir que estamos uno a cada lado de esa luz no estamos lejos...
no estamos lejos si nos sabemos construyendo con distancia un mismo sueño,
si la ciudad que abandonamos por un instante será más luminosa para un nuevo abrazo si queremos. No estamos lejos si la memoria nos traslada a la belleza que defendemos, si la palabra es un mensaje y también un templo, si puedo en un susurro estar pegado a tu cuello
Y decirte tiernamente seguimos aquí, no estamos lejos.


Guillermo Paulbar
Instagram:   @guillermopaulbar



Postg. Bárbara Gaete Asenjo, Arte Terapeuta Universidad de Chile
Fundadora CATCH


Olga Rueda

https://espaciointerno.net/
https://videoterapia.wordpress.com/

“Estamos en nuestra casa y en ocasiones conviviendo con otras personas. Es importante valorar junto a tu paciente la posibilidad de intimidad para que la sesión no sea interrumpida”

Querida Olga, el año pasado tuvimos el placer de conocerte y compartir contigo el lanzamiento de tu libro “Videogestalt. Psicoterapia Audiovisual”. Un libro que nos introduce al mundo de los multimedios, pero principalmente al uso del video como herramienta para la terapia.

Pensando en que lo que ocurre en la actualidad a nivel mundial con el COVID19, que nos obliga a tomar distancia y recluirnos en nuestros hogares,

¿Qué posibilidades ves en las tecnologías, multimedios y las conexiones remotas para realizar terapias de arte?


El confinamiento mundial ha arrojado una inimaginable manera de vivir en el planeta en tan solo quince días. Las redes estaban ahí, suficientemente desarrolladas como para que la capacidad adaptativa del ser humano y la necesidad de comunicación nos haya permitido descubrir la vía audiovisual como un medio que nos pone en contacto y que en nuestra gran mayoría desconocíamos o incluso desdeñábamos.

El teletrabajo impuesto ha lanzado a todos los colectivos profesionales (y personales) a perderle el miedo a la comunicación con plataformas como zoom, skype o whatsapp que hasta este momento eran desestimadas por muchas personas poco proclives a hacer uso de ellas. 

Con sorpresa, el audiovisual se ha mostrado como un medio adecuado para sostener la angustia colectiva y como una vía sorprendente de mantener los vínculos afectivos en la distancia, acercando a familiares, amigos, colegas, colaboradores, alumnos o pacientes de manera directa con sus interlocutores. Cada campo profesional se está reinventado en un presente continuo, gracias a estas tecnologías, la manera de actualizarlas y de aplicarlas en esta crisis. 

Hoy mismo he participado en un encuentro online que agrupó a 350 personas. La propuesta ha sido moverse y relacionarse en el espacio personal poniendo conciencia en el abismo de la incertidumbre anclándonos al presente. Ha sido conducido por profesionales de la danza, el cuerpo y la música. Era emocionante sentir la presencia de tantas personas, explorando cada cual su movimiento y la relación con su espacio íntimo. Toda una belleza reconectarse simultáneamente en lo privado a la vez que compartiendo la expresión a través del cuerpo colectivo.

Igualmente, las redes se han inundado de propuestas expresivas individuales y colectivas para compartir la emoción del momento a través de hashtags con vídeo, poesía, fotografía, música, etc. Un conjunto de sentimientos tejidos y volcados a través del arte efímero de toda la población mundial, dejando constancia de nuestros temores, tristezas, empatías, frustraciones, amores, esperanzas, angustias y dolores, en un magma común que contagia, acompaña, disuelve o enfatiza los estados que entre todos compartimos en el discurrir de los días, de las horas.

Trasladado a la terapia del arte, las posibilidades de experimentar con soportes multimedia quedan abiertas gracias a este momento en el que la restricción del contacto y la imposibilidad de espacios compartidos nos muestran una manera de superar fronteras. 

¿Cuáles piensas son las condiciones fundamentales en cuanto a setting y encuadre para llevar a cabo estas terapias a distancia? 

Nos hemos visto obligados a cambiar la calidez de nuestra sala de consulta por el uso telemático de videoconferencias, etc. Es un buen momento para repasar o conocer los cuidados que debemos tener en cuenta para las próximas semanas y velar por nuestro vínculo con los pacientes que, como nosotros mismos, están atravesando desconcierto y angustia por los cambios repentinos en costumbres, apoyos y contactos, siempre que acepten dar continuidad a la terapia con estas condiciones.

Quisiera destacar especialmente algunos detalles sencillos y muy prácticos a la hora de mejorar la confidencialidad y la calidez de la terapia por estos medios.
 

  1. Ahora todos estamos en nuestra casa y en ocasiones conviviendo con otras personas. Es importante valorar junto a tu paciente la posibilidad de intimidad para que la sesión no sea interrumpida, buscando un entorno que sea cómodo y adecuado para ambos. “Si otras personas se encuentran en la habitación del paciente o del profesional, ambos serán conscientes de este hecho y estarán de acuerdo con ello” dice el protocolo de la APA con muy buen criterio. Cuida los pequeños detalles en relación a la vulnerabilidad, la seguridad y confidencialidad. Habilitad tanto tú como él/ella una zona que garantice la intimidad de tu paciente. Trabaja con auriculares y pídele a tu paciente si es necesario que también lo haga.
     
  2. Te recomiendo que en la medida de lo posible mantengáis el horario habitual, ahora es especialmente necesario un cierto nivel de anclaje a nuestros horarios de encuentro que nos dan estructura tanto a psicólogos como a clientes ante la ambigüedad de los acontecimientos. No obstante, hay personas que están solas en casa en el aislamiento o en situaciones familiares difíciles, cuida de que no se sientan desatendidos y flexibilíza un poco la atención especialmente con ellos.
     
  3. Intentad que la comunicación sea estable fijando vuestras cámaras durante la sesión y buscando que la fuente de luz permita veros con claridad. Además, comprueba que la línea de acceso de datos (wifi, red telefónica) sea fluida, sin interrupciones y sin cortes de sonido.
     
  4. Colocad las cámaras de tal manera que el contacto ocular sea lo más directo posible en las comunicaciones bis a bis. Las cámaras suelen estar en las zonas periféricas del aparato lo que hace difícil en muchos casos que se crucen las miradas, podéis corregirlo. Es importante porque, aunque estés atento y mirando a tu interlocutor, el eje de cámara puede falsearlo y parecer, aunque no sea así, que miras a otro lado con desinterés.
     
  5. Extrema el cuidado del acceso a la información por parte de terceros, tanto en tu móvil o tu ordenador como en el instrumento que utilice tu paciente. Ojo con las aplicaciones que incluyen funciones de redes sociales o de notificación del momento de conexión de una persona. Se pueden deshabilitar.
     
  6. Recuerda que nuestro código deontológico (para psicólogos en España en su artículo 24), obliga a rechazar la prestación de nuestros servicios cuando haya certeza de que puedan ser mal utilizados o utilizados en contra de los legítimos intereses de las personas, los grupos, las instituciones y las comunidades. Tenlo en cuenta para proteger a tu paciente.

 1. APA (2013) Guía para la práctica de la Telepsicología Traducción y adaptación (2017) Consejo General de la Psicología de España
 

¿Crees que ahora más que nunca es importante que en la formación de arte terapeutas el manejo de los soportes digitales tenga mayor importancia?

Los nativos digitales están familiarizados ampliamente con la tecnología, no así la mayor parte de las personas nacidas y formadas en la era analógica. La brecha digital es una realidad que tiene implicaciones a nivel general. Cualquier adulto nacido con anterioridad al año 1993, ha desarrollado una manera lineal de leer el mundo, también el audiovisual.  Pero el salto digital ha proporcionado, especialmente a través de la configuración en red de internet, un modelo de lectura y comunicación cuyas características principales son la simultaneidad de vías y de soportes de comunicación.

Las formaciones incorporan el saber a veces con cierto retraso. En muchos casos aún no han dado el salto que supone manejar las herramientas digitales contemporáneas, en parte por el vertiginoso desarrollo de las tecnologías. La terapia sin embargo es analógica y como toda artesanía requiere de un tiempo de cocción. Para poder verter el conocimiento e integrar nuevos campos en el saber terapéutico se necesita tiempo, experimentación, familiarización y apertura que propicien la creación de la metodología adecuada. No cabe la improvisación. Por otra parte, la alfabetización tecnológica es un reto que tanto instituciones como formadores debemos asumir. La crisis mundial por el COVID-19 pone de manifiesto esa necesidad y paradójicamente, de manera orgánica, está impulsando la actualización en estos medios para todos nosotros en un tiempo record.

2. Simposium Internacional de Montreux (1993) en el que se presentaron formatos digitales de vídeo, se trata de un punto de inflexión histórico. 

Pensando en las características que tiene el video en cuanto a tiempo, imagen y sonido, en donde hay una edición que nos puede dar un resultado acabado de lo que queremos compartir ¿puede ser este soporte, pensando en lo remoto, una representación que promueva la elaboración, apreciación e integración de lo que el paciente quiere llevar a sesión? 

Toda manifestación del lenguaje, sea el soporte que sea, es una “edición”. Cualquier conversación, por ejemplo, se compone de muchos elementos expresivos que se editan en el tiempo. No importa que se trate de un monólogo o de un intercambio comunicativo, siempre que hay emisor y receptor existe el juego del montaje. Lo que se dice, el silencio, la expresión facial, el tono y el volumen, las inflexiones, el contexto espacial, relacional, las personas intervinientes, etc. 
El vídeo es una selección narrativa compuesta de imagen en movimiento y de sonido. Puede utilizarse como representación, pero, en mi modo de entender y encuadrar la Psicoterapia Audiovisual, “el vídeo es proceso” en sí mismo y por tanto promueve directamente el darse cuenta y la integración. Utilizarlo sólo como representación con el fin de elaborar el material es, desde mi punto de vista, infrautilizar las posibilidades del vídeo en terapia y, aun así, una vía de trabajo muy rica que puede merecer la pena. Pero creo que tanto terapeuta como paciente forman parte de una danza conversacional coconstruida y el vídeo puede ser parte de esa conversación creativa entre ambos.
 

MUCHAS GRACIAS

Postg. Bárbara Gaete Asenjo, Arte Terapeuta Universidad de Chile
Fundadora CATCH

CUANDO LA OBRA HACE TESTIMONIO AL ARTETERAPEUTA Y LO SITÚA EN SU PROPIA VIVENCIA

Creaciones personales de Arteterapeutas en tiempos de aislamiento.

Damos la bienvenida al boletín número 7, en esta edición podrán ver y leer diversas entrevistas relacionadas al tema del COVID 19 y los cambios en la forma de las atenciones desde las terapias artísticas, también reflexiones gráficas, que nacen de la mano de nuestr@s colegiad@s que han reafirmado que en momentos de crisis, el arte es una forma de conectarse con uno mismo y con los demás.
 


Ljuba Bustos

Vivencias profundas, anhelos compartidos y experiencias de Arteterapeutas plasmadas en diferentes formatos y técnicas que dan cuenta de cómo estamos, cómo nos sentimos y cómo nos proyectamos  en tiempos de pandemia, fueron presentadas en la Reunión general de Colegiados del día Sábado 2 de mayo del año en curso.

Ahora sí, nuestro ser profundo se expresa en la obra que realizo, que busco y armo para plasmar las intenciones, las limitaciones y oportunidades. Arteterapeutas crean a través de la materialidad obras que dan cuenta de su estado, experimentando el oficio que se ejerce en la ayuda de otros, pero esta vez experimentado en el sí mismo.


Camila Villar

Tania Orellana

Miedo, ansiedad, angustia, soledad, miradas, encierro, oportunidades, confusión, rabia, encuentro, están presentes. Nos detenemos en esta pandemia frente a los materiales, frente a la reflexión profunda, con una mirada interior evocando los momentos más extraños que hemos vivido en este último tiempo, casi como una novela surrealista sacada del apocalipsis y después de hacer ese scaner psicológico nos preguntamos ¿Cómo estamos? ¿Quién nos contiene? ¿Qué anhelamos? ¿Qué proyecciones puedo tener? entre otros cuestionamientos que me revelarán mi sentir.


Bárbara Gaete

Camila Ovalle

Ljuba Bustos

Natalia Cerda

Postg. Carol Valdivia, Arte Terapeuta Universidad de Chile
Fundadora CATCH

Entrevista a Alejandra Vicuña.

“El arte siempre ha sido una forma directa de hacerme cargo de lo que siento”

Alejandra Vicuña, es arteterapeuta y miembro titular de la Asociación Profesional Española de Arteterapeutas, en esta entrevista nos cuenta de su recorrido hasta llegar al arteterapia. A nivel más personal el arteterapia “significa ser consecuente con mi manera de ser y de entender las cosas”. Por otra parte nos cuenta la importancia que le otorga a la supervisión para acompañar un proceso terapéutico y como es su forma de relación con el Arte, siendo  un medio que le permite profundizar en sí misma y conocer sus estados anímicos.

Actualmente colabora con el Instituto de Investigación y Desarrollo de Procesos de Creación y Arteterapia (IDECART) y dirige un taller de Arteterapia para el desarrollo creativo en la mujer, taller que ofrece de manera presencial y online. 

Además ha trabajado en centros de educación especial, fundaciones para personas con diversidad funcional, centros de día para adolescentes en riesgo de exclusión social y residencias de acogida para familias monoparentales.

¿Qué te animó a profundizar en este campo?
Cuando escuché por primera vez la palabra Arteterapia, tuve clarísimo que era la profesión a la que quería dedicarme. Cuando estudié Bellas Artes, nunca pude separar lo emocional y los procesos internos de mi obra. De hecho, creo que siempre utilicé el arte como una herramienta expresiva y terapéutica de manera intuitiva.

¿Dónde te formaste como Arte Terapeuta?
En Barcelona, en un Máster ofrecido por la Universidad Pompeu Fabra.

¿Tienes algún referente al momento de trabajar? ¿En quién o qué te inspiras?
A nivel artístico creo que es el arte outsider el que más me inspira esa sensación de pureza, de desprejuicio y libertad que me fascina del contexto que propone el Arteterapia. Un marco que ofrece la experiencia del arte como una forma de conexión directa contigo y con la vida. La obra de Judith Scott, por ejemplo, que me llega hasta el tuétano, y el trabajo que se hace desde el Creative Growth Art Center en California con personas con discapacidades físicas y psíquicas.
A nivel profesional hay muchísimas arteterapeutas que me inspiran. Aquí en España podría nombrar a Nadia Colette y su trayectoria dentro del contexto de duelo y acompañamiento al final de la vida a pacientes oncológicos en el Hospital de Sant Pau. Creo que su aporte a la investigación y a la profesión es inestimable. 

Luego, a nivel personal, nombraría a Nuria Tomás, psicóloga y psicoterapeuta de la ACPP, que fue mi terapeuta durante mi formación y después de ella, de quién aprendí muchísimo sobre cómo llevar un proceso terapéutico, cómo cuidar un encuadre, cómo escuchar a un paciente, cómo sostener el desborde, cómo confiar en las capacidades de tus pacientes, cómo mirar con perspectiva y cómo cuidar la relación que construyes con ellos/as. También a las supervisoras que guían mis pasos y aportan sus miradas más expertas. 

¿Cuál o cuáles enfoques y metodologías de trabajo utilizas? 
Por la formación que recibí desde el Máster, el encuadre terapéutico que utilizo es el modelo de la psicoterapia relacional, que se basa en la relación entre el terapeuta y el paciente como principal herramienta de apoyo.  La metodología es la de ofrecer un espacio expresivo para la creatividad espontánea intentando dirigir lo menos posible este proceso. Intento dar muchísima variedad de material para que los participantes encuentren inspiración y bienestar en ello y luego ofrecer un espacio de escucha e intercambio.

 ¿En qué ámbito trabajas?
Actualmente estoy colaborando con el IDECART, el Instituto de Investigación y Desarrollo de los Procesos de Creación y Arteterapia en Valencia, que propone vías de intervención muy amplias e interesantes. Desde allí estamos trabajando en un proyecto de acompañamiento y prevención al duelo dentro del marco del COVID-19. También ofrezco consulta individual presencial y online. Mi proyecto personal más antiguo es un taller de desarrollo personal y creativo para mujeres que lleva 4 años en marcha. Ahora mismo estoy convirtiéndolo a modalidad online, para poder seguir ofreciéndole de manera virtual y superar las difíciles barreras que el COVID-19 nos ha impuesto a todos. 

¿Siempre has trabajado con el mismo colectivo?
No, he tenido experiencias muy diversas en cuanto a colectivos. Quizás donde más experiencia tengo es trabajando con personas afectadas de parálisis cerebral. Después de convertirme en madre quise enfocarme en la maternidad y la vinculación temprana, la familia y la infancia. Últimamente he querido profundizar en espacios de arteterapia para la mujer. 

 ¿Cómo logras realizar tu trabajo como arteterapeuta en un país donde no es
reconocido el Arte Terapia como profesión?

Es difícil abrir puertas a una profesión que es desconocida y que a veces provoca cierta confusión. Suele ser entendido como un taller de manualidades o un taller ocupacional y hay un extenso trabajo en dar a conocer al arteterapia como un tratamiento terapéutico que abarca con más profundidad el proceso creativo de las personas para ayudarles a tener una mayor comprensión sobre sí mismos y sus procesos internos. Y aunque en general es bien aceptado y suele haber entusiasmo desde las instituciones, el principal obstáculo que me he encontrado para la realización de proyectos son las financiaciones.
Es común que se ofrezca primero como un proyecto piloto y una vez en marcha y valorados sus resultados pueda obtener financiación por parte del centro o de otras fuentes.

¿Cuáles han sido las mayores satisfacciones y/complejidades que has encontrado en tutrabajo como arte terapeuta?¿Puedes compartir alguna experiencia o anécdota relevante?
La verdad es que las satisfacciones son continuas en este trabajo. Trabajar en el marco terapéutico es un enriquecimiento continuo, que constantemente te hace reflexionar sobre la complejidad y diversidad de intercambio en las relaciones humanas. Me hace muy feliz conseguir una conexión sincera con las personas que trabajo y me hace muy feliz ayudarles a tomar perspectiva para volver a crearse a sí mismos. Además, el lenguaje que impera es el lenguaje plástico, que permite ir a terrenos más subjetivos, metafóricos, poéticos incluso. Hablar con un paciente en estos términos aporta mucha riqueza a la relación terapéutica. Otras veces si el paciente no tiene recursos para el pensamiento abstracto y el reconocimiento interno, entonces su obra puede ayudarle a imaginar una historia y desvelar una narrativa que él desconocía hasta ahora. Quizás lo más complejo en este trabajo es hacerse cargo de uno mismo y de cómo afecta la vida de los pacientes en tu vida personal. Eso requiere que hagas una valoración constante de ti mismo y supervises continuamente tu trabajo para ofrecer un apoyo seguro al paciente. También tener la suficiente voluntad de cambio para lograr transformaciones personales que serán la herramienta directa con tus pacientes.

¿Qué significa para ti ser Arteterapeuta? ¿Por qué?
Significa ser consecuente con mi manera de ser y de entender las cosas. El arte siempre ha sido una forma directa de hacerme cargo de lo que siento.

¿Qué esperas y cómo te proyectas como arteterapeuta?
Seguir luchando por el reconocimiento de la profesión y continuar trabajando en esta preciosa disciplina. 

¿Quién debería escoger formarse como arteterapeuta? ¿Qué necesita para ser un /una buen / buena arteterapeuta?
Cualquier persona que con sensibilidad por el arte y las relaciones humanas y que le resulte completamente evidente la relación entre el arte y la salud. Se necesita mucha vocación y voluntad de crecimiento personal. Es la base para acompañar a personas en sus procesos de cambio y crecimiento. 

¿Cuál es tu faceta artística?
Me gusta mucho profundizar en mí y utilizar el arte para contar mi historia. Me gusta conocer mis estados anímicos, comprender el origen de mis motivaciones (positivas y negativas). El arte siempre ha sido un traductor de todo eso que se moviliza con tanta fuerza dentro mío. Cuando estudié Bellas Artes era más formal a la hora de representar ese mundo interno, muy exigente y abusaba de la intelectualización de mi obra. Ahora la práctica es casi ritualística: muy íntima, sin importar el formato, sin importar el medio, sin importar el resultado. Me gusta que sea efímero, porque lo utilizo para comunicarme conmigo. A veces son dibujos, a veces escritos, a veces elementos que me encuentro en el bosque, a veces fotografías. Lo importante es que entro en mí y disfruto de esa meditación.
 

¿Cuáles han sido las mayores satisfacciones y/complejidades que has encontrado en tutrabajo como arte terapeuta?¿Puedes compartir alguna experiencia o anécdota relevante?
La verdad es que las satisfacciones son continuas en este trabajo. Trabajar en el marco terapéutico es un enriquecimiento continuo, que constantemente te hace reflexionar sobre la complejidad y diversidad de intercambio en las relaciones humanas. Me hace muy feliz conseguir una conexión sincera con las personas que trabajo y me hace muy feliz ayudarles a tomar perspectiva para volver a crearse a sí mismos. Además, el lenguaje que impera es el lenguaje plástico, que permite ir a terrenos más subjetivos, metafóricos, poéticos incluso. Hablar con un paciente en estos términos aporta mucha riqueza a la relación terapéutica. Otras veces si el paciente no tiene recursos para el pensamiento abstracto y el reconocimiento interno, entonces su obra puede ayudarle a imaginar una historia y desvelar una narrativa que él desconocía hasta ahora. Quizás lo más complejo en este trabajo es hacerse cargo de uno mismo y de cómo afecta la vida de los pacientes en tu vida personal. Eso requiere que hagas una valoración constante de ti mismo y supervises continuamente tu trabajo para ofrecer un apoyo seguro al paciente. También tener la suficiente voluntad de cambio para lograr transformaciones personales que serán la herramienta directa con tus pacientes.

¿Qué significa para ti ser Arteterapeuta? ¿Por qué?
Significa ser consecuente con mi manera de ser y de entender las cosas. El arte siempre ha sido una forma directa de hacerme cargo de lo que siento.

¿Qué esperas y cómo te proyectas como arteterapeuta?
Seguir luchando por el reconocimiento de la profesión y continuar trabajando en esta preciosa disciplina. 

¿Quién debería escoger formarse como arteterapeuta? ¿Qué necesita para ser un /una buen / buena arteterapeuta?
Cualquier persona que con sensibilidad por el arte y las relaciones humanas y que le resulte completamente evidente la relación entre el arte y la salud. Se necesita mucha vocación y voluntad de crecimiento personal. Es la base para acompañar a personas en sus procesos de cambio y crecimiento. 

¿Cuál es tu faceta artística?
Me gusta mucho profundizar en mí y utilizar el arte para contar mi historia. Me gusta conocer mis estados anímicos, comprender el origen de mis motivaciones (positivas y negativas). El arte siempre ha sido un traductor de todo eso que se moviliza con tanta fuerza dentro mío. Cuando estudié Bellas Artes era más formal a la hora de representar ese mundo interno, muy exigente y abusaba de la intelectualización de mi obra. Ahora la práctica es casi ritualística: muy íntima, sin importar el formato, sin importar el medio, sin importar el resultado. Me gusta que sea efímero, porque lo utilizo para comunicarme conmigo. A veces son dibujos, a veces escritos, a veces elementos que me encuentro en el bosque, a veces fotografías. Lo importante es que entro en mí y disfruto de esa meditación.

Alejandra Vicuña

Si deseas tomar contacto con Alejandra

♣  psicoterapiartistica@gmail.com
♣  www.artepsicoterapia.com
♣  Fb: Arteterapia y Creatividad.
 

Ms Karen Arredondo, Arte Terapeuta Universidad Pompeu Fabra/ Metáfora
Fundadora CATCH

Humor

Postg. Juan Sebastian Bruna , Arte Terapeuta Universidad de Chile

Fundador CATCH

Arteterapeutas: cuidado mutuo en tiempos de pandemia.
 

El Arte nos ayuda a sostenernos en tiempos de caos e incertidumbre, pues permite simbolizar lo que no tiene palabras, permite dar sentido y significado a la experiencia, lo que en estos tiempos de incertidumbre y confusión se vuelve un gran aporte, por eso seguimos adelante con fuerza cultivando este bello oficio.  

Quiero señalar que la adaptación a los medios digitales para el ejercicio de nuestra profesión de arteterapeutas, ha sido algo muy rápido y desde el colegio, nos hemos acompañado de diversas maneras en este proceso, por ejemplo:

En la asamblea tuvimos un espacio de cuidado entre colegas, donde encontramos contención, desahogo y elaboración; la que se muestra en el artículo “Galería abierta” de este boletín. Concretamente, con anticipación se  nos invitó a plasmar en una obra visual cómo nos sentíamos en este tiempo de Pandemia y las compartimos el día de la cita “on line”. Sabemos que la obra visual sensibiliza y abre a quien la realiza y a quién la observa y gracias a este camino fue muy aliviador poder mostrarnos la vulnerabilidad y sentirnos contenid@s por los colegas, ampliar repertorios de respuesta frente a esta crisis sacando ideas de la subjetividad de los demás. 
Generar espacios de inter-visión entre colegas
Entendemos intervisión, como un espacio donde l@s miembros de un grupo que tiene un objetivo en común reflexionan sobre su quehacer cotidiano en el trabajo, o sea se supervisan mutuamente. 

Nadie sabe más de tu oficio que tus colegas. En el modelo neoliberal que ha permeado a la gestión de la salud y la educación se han restringido espacios donde compartir este saber del oficio, pues se consideran a veces “perder el tiempo”. Esto tiene graves consecuencias pues uno se va quedando aislado, sin poder elaborar los sinsabores y aciertos de su ejercicio profesional, lo que lamentablemente se traduce en una baja de la calidad de la atención y en riesgo de la salud mental de los trabajadores. 

Por esto es muy importante habilitar espacios de encuentro entre colegas, de cualquier oficio, para poder acompañarse, más aún en esta época de aislamiento y cambios radicales en el quehacer. 

En mayo tuvimos este espacio de inter-visión, que no es excluyente de la supervisión que cada quién haga de forma individual, sino complementario. Este espacio es rico en cuanto a su diversidad pues convergemos colegas de distintas generaciones, formados en distintas escuelas nacionales e internacionales, con distintos oficios de base: arte, psicología, educación, salud. Compartimos experiencias de trabajo realizadas durante la pandemia en distintas regiones del país, en las siguientes áreas: Educación a distancia (cursos, diplomados), Atención en salud mental en salud pública y privada, individual y grupal, trabajo comunitario de acompañamiento y prevención de Violencias contra la mujer, Comunidades terapéuticas, Artistas por la inclusión, Rehabilitación de salud física Coquimbo, Acompañamiento a pacientes terminales, etc…

Los temas que emergen son:

  • Se permitió un espacio de reconocer y expresar límites, confusiones, frustraciones, impotencias respecto al rol del arteterapeuta en este contexto.
     
  • Se intercambiaron ideas acerca de la necesidad de replantear objetivos, por ejemplo en algunos casos no llamarlo terapia, sino acompañamiento, en el sentido de no buscar profundizar, si no acompañar a sostener la vida en el presente.
     
  • Se intercambiaron rutas metodológicas, técnicas.
     
  • Se intercambiaron nuevos tipos de encuadres y cómo sostenerlos o flexibilizarlos. Se habló del rol del arteterapeuta en torno al triángulo paciente-terapeuta-obra.
     
  • Además del trabajo con materiales y arte visual, apareció también con fuerza el intercambio de prácticas en el trabajo desde el cuerpo y  desde el lenguaje poético.
     
  • Que hace el arteterapeuta cuando la necesidad de su consultante es la sobrevivencia precaria. ¿El pobre puede hacer arte? Si fue la respuesta, el habitar estados creativos y espirituales no es privilegio solo de los ricos; lo importante es sostener el espacio, soltando a veces el trabajo con materiales para abordar desde la contención, pequeñas conversaciones o actividades cotidianas.

Nos gusta la versatilidad de nuestra profesión, cuyo epicentro es el vínculo creativo entre personas; que es un potente aporte al mundo para construir nuevas formas de relación, nuevos mundos posibles. Para esto seguiremos atent@s a partir por casa, entre colegas, manteniendo un vínculo creativo y cuidadoso, que nos permite ir avanzando en comprender la figura del Colegio de Arteterapeutas como una comunidad de aprendizajes.  

Postg. Camila Ovalle, Arte Terapeuta Universidad de Chile
                                     Fundadora CATCH

Equipo Boletín CATCh.
Bárbara Gaete, Karen Arredondo, Camila Ovalle, Carol Valdivia, Juan Sebastian Bruna
Fundadores Colegio Arteterapeutas de Chile, CATCh.
Publicación & Comunicación

Contáctanos al correo: 
publicaciones@colegioarteterapeutas.cl
www.colegioarteterapeutas.cl
Colegio Arte Terapeutas Chile
Contctanos
Sitio oficial